sábado, 26 de enero de 2013

LOS DIOSES DEL AGUA


Con unas ¾ partes del planeta cubierto por agua, no es de extrañar que desde tiempos inmemoriales, los Dioses del Mar hayan jugado  un papel fundamental en la vida del ser humano.

En la antigua Grecia, Poseidón, el dios de los mares era un dios enamoradizo y volátil , igual  desencadenaba grandes maremotos con un golpe de tridente, que creaba islas para el disfrute de los humanos. Los marinos trataban de ganar su favor y aplacar su furia  colocando o quemando frente a su altar hojas de laurel, frutas, miel,   y en casos de  extremo mal tiempo, ahogando caballos antes de embarcarse.

Neptuno era el dios del mar de la antigua Roma. Cabalgaba las olas sobre caballos blancos, y todos los habitantes de las aguas deben de obedecerlo.

Que se usaba para complacerlo? Ofrendas de avena, pan, dátiles secos, carne de cordero o vacuno, y aceite de oliva.
Mientras que en el templo Yoruba, la deidad que rige los mares es Yema ya. De ella nació todo lo que se conoce. Benévola y llena de amor, su justicia sin embargo es implacable.
Los sacrificios a Yema ya incluyen ofrendas de Quimbombó con bolas de plátano verde, plátanos, naranjas, o sacrificios de gallos, gallinas, o palomas.
Todas estas deidades  forman parte de  la Comisión Marina, un panteón de Seres Espirituales cuya potencia y magia se nutre del poder del mar.
Y si nos fijamos, ¿qué tienen en común todas las  ofrendas que el ser humano les ha hecho a los dioses del mar a lo largo de la historia? Todas están compuestas por cosas que jamás se pueden encontrar en el mar, desde el fuego a las frutas y desde luego, los caballos.
Los dueños del mar necesitan lo que la tierra firme puede ofrecer, y hay un ritual, el de los Siete Deseos, que sacia esta sed, y nos asegura su benevolencia ante nuestras peticiones.

El ritual comienza con una carta. En un papel blanco, se escribe, siempre con lápiz, no tinta, siete deseos. Las siete cosas que más anhelamos. Sean concretos, den nombres y apellidos, fechas de nacimiento, direcciones exactas si se trata de asuntos de bienes raíces…

¿Por qué siete? Siete son los mares.

Seguidamente, se coloca el papel en una en una fuente, y sobre este, se coloca siete frutas diferentes, una por cada océano y cada deseo  y se bendicen usando una vela azul:

“Invocando a los siete mares, a las siete aguas... comisión marina, la diosa del mar, que así tu escuches, que a tus manos llegue la petición que hago, mis deseos que son siete los que te pongo…Que así sea”.

Seguidamente, las frutas se cubren con miel, y melao, los ingredientes mas dulces del planeta, y



Se invoca” que así con esta miel que estoy poniendo se endulcen los deseos , para que asi me concedan los siete deseos que pido, que así sea”.

Seguidamente añadimos el sirope de caña, o melao, implorando”

“Que así que con este melao que así me endulcen todo lo que yo quiera para mi,  que se me concedan pronto mis siete deseos,  y que todo sea con mucha salud, amor, prosperidad, riqueza, abundancia  y todas las cosas buenas para mí y para mis seres queridos”

Luego vamos a bendecirlo invocando a la energía del  ser supremo y la diosa de los siete mares. La forma ideal es hacerlo con una campana.

Sugiero que vean el video de este ritual, para asegurarse que siguen correctamente cada paso .

Una vez santiguada la ofrenda, solo queda colocarla cerca de la entrada principal de la casa, durante  siete días.. A su lado, debemos de poner una vela azul, y siempre debe de estar encendida. Si se termina esta vela, ponen otra.

A los siete días vamos a llevarlo al mar, y ofrecérselo con toda nuestra fe a la Comisión Marina, convencidos de  que  estos manjares de la tierra les complacerán  y nos concederán los deseos.

Y lo mejor, es que ahora, con los partes meteorológicos, los marinos saben cuando las aguas están agitadas, y ya nadie tiene que ahogar un caballo! 

Y ya que estamos hablando del mar, no se pierdan nuestro nuevo ritual, Baño Astral para quitar cargas negativas.

Este ritual te provee una especie de tabla rasa, te limpia de todas las energías negativas , te limpia el aura y permite que todos los rituales que hagas sean aun más efectivos.

La base del ritual es el agua... Y la diosa a la que invocamos es la diosa de los siete mares... una vez que a través de su intercesión, nuestras energías queden limpias, la magia puede comenzar.

Es importante saber cómo usar estos  baños. El agua nunca debe de tocar nuestra cabeza, siempre se vierte el agua o en la tina o  en la ducha, pero del cuello hacia abajo  y no debemos de enjuagarnos, solo secarnos levemente… No se preocupen, la miel y el melao nos dejan la piel suave y aromática!   

Para consultas privadas escribenos a: admin@hechizospracticos.com
Visiten nuestra pagina de Facebook: www.facebook.com/hechizospracticos
Vean sus videos en YouTube: www.youtube.com/hechizospracticos
Visiten nuestra tienda: http://hechizospracticos.com





No hay comentarios:

Publicar un comentario